Y HOY HABLAMOS DEL….. “CORTISOL”

Y HOY HABLAMOS DEL….. “CORTISOL”

Y HOY HABLAMOS DEL….. “CORTISOL”

 

Hola a todos, de nuevo por aquí, en mi pequeño blog de opinión… como de costumbre os quiero hablar de lo que más me llama la atención, de lo que voy leyendo el último mes y pienso que tiene una gran importancia y se relaciona en gran medida con mi trabajo, en mi día a día, y con mis clientes.

Os quiero hablar del CORTISOL, es una hormona que actúa como neurotransmisor en nuestro cerebro. Considerada por la comunidad científica como la hormona del estrés, nuestro cuerpo la produce ante situaciones de tensión para ayudarnos a enfrentarlas. La liberación de esta hormona está controlada por el hipotálamo, en respuesta a situaciones de gran tensión.

En un test, se puede medir en sangre, saliva u orina, por lo que si ponemos otra definición sería:

“El cortisol salival es una hormona esteoridea producida en el eje hipotálamo-pituitario-adrenal que se segrega en la saliva, sobre todo cuando las personas se estresan. Un nivel elevado de cortisol en saliva puede ser producido por muchos factores diferentes, entre los que se encuentran algunas alteraciones, como la obesidad y otras afecciones psicológicas.”

“Los estudios que investigan el cortisol salival y el estrés en niños y adultos han tenido en cuenta los que relacionan unos niveles altos de cortisol salival con otras alteraciones, como ansiedad, TDAH, fobia social o la carencia afectiva. Los estudios demuestran que el cortisol salival es un claro indicador de estrés, tanto en niños como en adultos. Las principales consecuencias de un alto nivel de esta hormona en la saliva son las siguientes: reducción de la función inmunológica, que afecta a la cicatrización y, como consecuencia, a un mayor tiempo de recuperación. También se relaciona con un déficit en el crecimiento físico de los niños, así como con un aumento de la presión arterial y de la frecuencia cardíaca, tanto en niños como en adultos.”

Resumiendo, rápido, generamos CORTISOL, cuando nos estresamos…

“El estrés se define como la percepción de una dificultad o incapacidad para dominar ciertas demandas que conlleva una activación fisiológica y conductual características, equiparándose a cualquier situación que desborde los recursos de un individuo, como ocurre con la ansiedad, las preocupaciones, la irritabilidad, etc”

Y ahora veamos lo que puede ocurrir si hay grandes cantidades de cortisol y de forma continua

“Se puede observar que enfermedades, como la obesidad o la dermatitis atópica, producen elevados niveles de esta hormona. En concreto, la obesidad reduce la regeneración de cortisol en el hígado y en el tejido adiposo, lo que repercute en una reducción de su concentración en el plasma. Estos niveles bajos son compensados con un aumento de la secreción del cortisol a través del eje hipotálamo-pituitario-adrenal, que acarrea un aumento del cortisol en la saliva. La regeneración del cortisol en el tejido adiposo puede exacerbar la obesidad, por lo que una mayor producción del cortisol salival a través del HPA puede favorecer una mejora de la obesidad.

Varios estudios han demostrado que los niños que tienen diagnosticado TDAH/TOD, así como fobia social, generan mayores niveles de cortisol en la saliva, por lo que son niños con estrés y ansiedad producidos por esas alteraciones. Los estudios demostrarían que unos niveles de estrés elevados en esos niños repercutirán en su crecimiento físico.

Altos niveles de cortisol salival también tienen relación con los problemas del crecimiento físico de los niños. La hormona del crecimiento, al igual que el cortisol, se genera en el hipotálamo, que se ve alterado por la alta actividad producida por el eje HPA y que puede afectar a la correcta secreción de la hormona del crecimiento. Lo que daría lugar a un déficit en el crecimiento de los niños que padecen problemas psicológicos, obesidad o TDAH, entre otros.

Estos elevados niveles de la hormona esteroidea pueden producir otras enfermedades, ya que una de las funciones del cortisol es suprimir el sistema inmunológico, por lo que en situaciones estresantes se tienen más probabilidad de padecer otro tipo de afecciones, infecciosas y no infecciosas. Cuando la persona presenta un alto grado de ansiedad o estrés, puede ver afectada su presión arterial o la frecuencia cardiaca y la cicatrización de las heridas se demora más tiempo. También su sistema inmunológico estará más debilitado y el post-operatorio será más largo. El efecto de los fármacos anestésicos se reduce, ante el incremento en la percepción del dolor.”

Después de leer tooodo lo malo que es, hay que aclarar, no es malo el cortisol, tiene que existir, lo malo es que haya mucho y prolongado en el tiempo. Ahora la pregunta es como controlo ese exceso.

¿Qué produce estrés y por lo tanto aumenta los niveles de cortisol?

–  Relaciones interpersonales, autoestima, asertividad, falta de control, rasgos caracteriales, burnout…

– Físico: Neuroesteroides y neurotransmisores: Cortisol, DHEAs, Pregnenolona, Gaba, serotonina, etc…

– Problemas de sueño: apnea, dolor, cafeína.

– Alteración de la exposición a la Luz/oscuridad: patrones laborales, jet lag…

– Enfermedades cardiovasculares, enfermedad atópica, alergias alimentarias, leaky gut o enfermedades autoinmunes.

– Comidas con alto índice glucémico, resistencia a la insulina, obesidad, ingesta compulsiva, diabetes.

– Falta de actividad física, etc.

¿Cómo lo controlamos entonces?

  • Bajar los estresores percibidos
  • Bajar las señales inflamatorias
  • Terapia sueño, horas de las comidas o luz/oscuridad
  • Ejercicio físico
  • Técnicas de relajación
  • Psicoterapia: Mindfullness
  • Soporte nutricional (Vitamina C – Vitaminas B sobre todo acido pantoténico y niacina – Minerales como el magnesio y el zinc)
  • Modulación del Tejido Cortisol diana
  • Reducir inflamación
  • Reducir la resistencia a la insulina
  • Reducir la adiposidad central

Conclusiones, añade una dieta equilibrada, se activo/a en tu día a día, haz un poco de deporte a diario, y practica el mindfulness. Conseguirás ser más feliz y eso no tiene precio.

 

Diógenes Soto Sánchez

Director Kronos Almería

 

Referencias

 

  1. Cortisol salival como indicador de estrés fisiológico en niños y adultos; revisión sistemática http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0212-16112014000500002
  2. MEDICINA DEL ESTRÉS: AUMENTO DE LA RESILIENCIA FISIOLÓGICA Y DE LA RESERVA METABÓLICA COMO MECANISMOS DE PREVENCIÓN DE LAS ENFERMEDADES CRÓNICAS https://www.senmo.org/images/DESCARGAS/Medicina_del_estres.pdf

Los comentarios están cerrados.